Home Uncategorized El sonido de la C

El sonido de la C

El sonido de la C

La irrupción en nuestras vidas de una nueva enfermedad el CORONAVIRUS posteriormente denominado COVID 19 de la que ya se oían noticias desde finales del 2019, ha ocasionado un gran cambio en nuestras costumbres. Una nueva palabra se apoderó de los medios de comunicación, de las redes sociales, de las conversaciones en la calle con nuestros vecinos, familiares y amigos.

Un virus que se inició en China, pero que se ha ido expandiendo a nivel mundial, con una rapidez que nadie esperaba. Todo parecía lejano, pero el peligro, la inseguridad y la incertidumbre, incluso ansiedad y miedo a lo desconocido, también se han ido acercando a Barberà, pero también ha surgido la unión y el optimismo. Sentimientos que se manifiestan en los hogares pero también en los balcones y ventanas de nuestro municipio. A las 8 de la tarde, no sólo se oyen los aplausos y las sirenas sino también se inician conversaciones entre vecinos, con la preocupación por los que están solos y saludos que antes eran más breves, en el ascensor, en el garaje o en la portería, breves por la rapidez de la vida cotidiana. Ahora lo cotidiano ha cambiado de marcha, se ha ralentizado. De momento, no podemos hacer planes a largo plazo, sino de forma escalonada.

Como en otros municipios, las medidas establecidas por el estado de alarma, también se han implantado en Barberà, ha surgido otro nuevo término en nuestras vidas: el CONFINAMIENTO. Esta situación se ha convertido en una nueva manera temporal de vida a la que los barberenses (y del resto del mundo) nos hemos adaptado. Vamos a hacerlo “todo desde casa”. Adultos, adolescentes y menores hemos tenido que modificar nuestra rutina diaria.

Por suerte las nuevas tecnologías han permitido “acercarnos” y “mantener contacto” con gente que queremos mantener “cerca”. Estos conceptos ahora tienen un valor sentimental superior.

El CONOCIMIENTO también ha sido uno de los aspectos afectados por esta CRISIS.

Los centros educativos de Barberà frente a este nuevo escenario, también han tenido que adaptar la metodología docente. Han ofrecido a los alumnos formas de enseñanza alternativas a las tradicionales para continuar el curso. El tercer trimestre se ha iniciado en escuelas e institutos con nuevos sistemas: Consultando las webs de los centros, descargando y trabajando con material a través de enlaces, apps de nueva creación o plataformas que han permitido a los alumnos conocer y mejorar su autonomía e incluso encontrar motivación con esta nueva forma de enseñar.

En el caso de las actividades extraescolares, por ejemplo, las de idiomas, también se  ha implantado el método de clases en línea incluso se imparten clases de actividades deportivas y musicales a través de distintas aplicaciones.

Los padres asumiremos, entre otros, nuevos roles: El de profesores, sobretodo en el caso de los alumnos más pequeños, que necesitan un soporte continuado, no sólo académico para las tareas escolares sino también el de psicólogos, para gestionar las emociones y promover la motivación de los hijos (y de los mayores) para afrontar una rutina que no es la normal.

Con la reanudación de la actividad, y la incorporación progresiva a los centros de trabajo, los padres y madres en esta situación, tendrán que conciliar de nuevo la vida familiar con la laboral. La implementación del teletrabajo, es un mecanismo que alivia esta situación. El problema surge cuando, las características propias de la actividad no lo permiten.

Sería deseable que los empresarios, tanto los de grandes empresas como de PYMES, facilitaran la adaptación y flexibilidad de los horarios de trabajo a las diversas situaciones familiares y que, desde las administraciones, se mejoren las condiciones  para los trabajadores autónomos.

El cierre temporal de las empresas y los comercios repercutirá, sin duda, en la economía local. Muchos de nuestros vecinos han sido afectados por ERTES que afectan a la economía familiar.

Si nos lo proponemos, podemos contribuir todos con nuestro granito de arena, apoyando a los negocios y el comercio de proximidad que también ha tenido que adaptarse a esta situación tan crítica implantando mecanismos como aumentar la atención telefónica al cliente, la venta en línea y el servicio a domicilio para mantener la actividad y los puestos de trabajo.

Juntos tenemos que aunar esfuerzos para buscar soluciones para salir de esta CRISIS.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here