Rubias y croquetas: Cuando Jordi Évole era el “follonero”.

2

De eso hace ya algún tiempo, quizá incluso los más jóvenes (empiezo a asustarme de cómo hablo) no recuerden a Jordi Évole como el “follonero” de Buenafuente. Pero yo lo recuerdo perfectamente, e incluso fantaseaba con ser la “follonera”, a ver, televisivamente hablando, el personaje me fascinaba y pensaba que alguien como yo podría complementarlo. Y yo, en esa época, no era “barberenca” sino “mataronina”, Barberà del Vallès ni lo conocía. De hecho, un sábado por la noche había quedado con unos amigos de Sabadell, cogí el coche y pensé, yo ya llego, sin GPS ni teléfono inteligente ni nada, ya que en esa época (vuelvo a asustarme de lo carca que empiezo a parecer) mi teléfono servía para llamar, oh milagro, y también para enviar SMS, que ese día bien podía haber sido un SOS. Iba yo en mi coche, era invierno, llovía, ya era de noche, vi una salida que decía Sabadell y no me quise arriesgar, para allá que fui. Me adentré en una carretera que no conocía y empecé a dejar de ver señales de dirección a Sabadell, supongo que a alguien preguntaría, pero cuando bajaba la ventanilla, además de la lluvia, lo que veía eran fábricas, alguna vivienda, pero sobre todo fábricas… ay dios… dónde me he metido. Finalmente llegué bien, al lugar indicado y a la hora perfecta. El “follonero”, mientras tanto, escribía los guiones de sus intervenciones y veía como su fama iba en aumento.

Pasaron los años y yo seguía siendo “mataronina”, pero tocaba emanciparse y buscar piso, boom inmobiliario, precios desorbitados, amplías radio de acción, miras Cerdanyola, Ripollet y… anda… Barberà del Vallès, pero si es ahí donde yo me perdí un día. Esta vez la carretera de Barcelona ya no estaba llena de fábricas, sinó de grúas, la construcción de nuevos pisos estaba en su punto más álgido. Lo que vimos nos cuadró y aquí decidimos instalarnos. Aunque no teníamos a nadie conocido, ni un familiar, ni nada.

Efectivamente, Barberà del Vallès se convirtió en una ciudad de acogida de personas que vinieron, principalmente, de Barcelona y su área metropolitana. No podemos olvidar que esta ciudad ha crecido mucho con todas estas nuevas llegadas. De hecho, tenía esa sensación, de ciudad “nueva” y en mi subconsciente, para mí, todo el mundo con el que me cruzaba era de fuera de Barberà. Pero la de fuera, era yo. Aquí he crecido como persona, he formado una familia y tengo unos vínculos con la ciudad que me han hecho sentirme cada vez menos de fuera y más de aquí, aunque también sea de allí.

En todos estos años he cambiado, pero en el fondo me sigo viendo como aquella chica que soñaba con ser la “follonera”. Veus Barberà y, en cierta manera, esta ciudad, han permitido que yo vea cumplidos mis sueños, adaptados a la realidad, y me dejan este hueco en el que yo puedo escribir, y dar mi opinión, y cuestionar las cosas y ser un poquito esa “follonera” que llevaba dentro desde siempre, con cariño, pero sin guiones. Así que podemos decir que los sueños se pueden cumplir, sólo es cuestión de perseguirlos, trabajarlos y desearlos (con los ojos cerrados y los puños apretados, si abres los ojos y todo sigue igual, no desistas, llegará).
Veus Barberà es una magnifica iniciativa periodística que además nos permite, a todas esas personas que vinimos de fuera, conocer un poquito mejor la ciudad, su historia, su gente.
Y como diría también aquel, que los viejunos sabremos quién es, ¿Que de dónde vengo pero…? ¿De dónde vengo o de dónde soy? ¿Qué es lo que tú quieres saber? Pues eso, da igual de donde vengamos, ya formamos parte de la ciudad, hemos echado raíces, y si me preguntas te diré que soy de Mataró y de Barberà del Vallès.

Esta ciudad ha cambiado mucho pero yo ya me la encontré así, y para los que habéis nacido aquí o lleváis décadas, ¿ha cambiado mucho la ciudad para vosotros? ¿Os gusta cómo lo ha hecho? ¿Tenéis alguna anécdota que queráis que indaguemos? No os cortéis, que Veus Barberà ha llegado para daros voz, podéis escribirnos a info@veusbarbera.cat
Y suscribíos, y apuntaos al boletín, y… haced que esto sea posible.

2 COMENTARIS

FER UN COMENTARI

Introduïu el vostre comentari.
Introduïu el vostre nom aquí