El guirigall El rincón de Aye

El rincón de Aye

El rincón de Aye: Breve historia del abrelatas “mariposa”

"El Conde Bröggermhunter recurría a un loro para abrir las latas". ¿Os vais a perder el resto de la historia del abrelatas "mariposa"?

Sueños extraños (I)

Sueños extraños, nueva sección de David en el Rincón de Aye, ¿con quién soñará?

Carreras truncadas antes de tiempo: Katerina Trushkin, La Mujer De Seda

David - Aye - torna amb una nova secció, grans promeses que per qüestions del destí es van quedar en no res. No us ho perdeu.

Escritores de microrrelatos injustamente olvidados: Serafino Monticelli, El Gemelo De...

Florència, escriptors de microrelats, músics i en David - Aye - que ens ho explica, qui serà l'escriptor de microrelats injustament tractat? Nova entrega de l'esperada secció a El Guirigall.

Cuentos con rigor científico: Caperucita roja

En David González (Aye) ens presenta una nova secció al seu racó, i és que això de fer un conte no és bufar i fer ampolles, hi ha una feinada darrera. Ens presenta la Caputxeta vermella amb rigor científic.

Escritores de microrrelatos injustamente olvidados: Ernesto Baldomero De La Ría

"Aye" torna amb ganes creant una nova secció, on dóna veu als escriptors de microrelats injustament oblidats amb el seu particular humor i creativitat.

El rincón de Aye: El cuscurro de Sörenshen

David González nos ofrece una nueva entrega de su "Rincón de Aye", microrrelato totalmente inédito, recién sacado del horno para Veus Barberà.

El rincón de Aye: La apócrifa y patizamba obsesión de Ernesto...

Ernesto Quiroga era un enamorado de las palabras. Mejor dicho, un adicto del vocablo, un taxidermista léxico cuya principal obsesión consistía en la de atrapar, conservar y almacenar —en su ya de por sí abarrotada despensa mental— el mayor número de palabras posible.

El rincón de Aye: Los caminos del señor son inescrutables.

David González "Aye" La señora Farrell acababa de bajar del piso de arriba, a donde había subido hacía apenas un instante para meter a su...
publicitat
publicitat